HISTORIA:

 

La Cofradía de la Santa Mujer Verónica fue fundada por la Sociedad de la Coral Ilicitana en 1948. Desde su fundación los presidentes han sido siempre directivos pertenecientes a la Coral Ilicitana, hasta que esta sociedad desapareció. El último presidente le dio la Cofradía al socio Roberto Casanova Leal, esto ocurrió en el año 1977, desde entonces y hasta el año 2009 que se aprobaron los primeros estatutos, fue una Cofradía religiosa privada, siendo Don Mario Pastor Campello su presidente hasta 2015 que fue elegida Dª Ana Mª Sánchez Aznar, siendo esta la presidenta de la Cofradía hasta la actualidad.

La imagen no se encontraba expuesta al culto, lo que provocó continuos cambios en su lugar de salida en la Semana Santa. Comenzó saliendo desde Las Clarisas, en 1982 lo hizo desde la Parroquia de San José detrás de la Caída de Nuestro Padre Jesús, en 1989 de San Agatángelo y desde 1993 hasta hoy sale del Sagrado Corazón de Jesús, donde está expuesta desde Junio de 2014.

En el año 1992 el trono de esta Cofradía saldría por las calles ilicitanas portado a hombros. Todos los componentes del trono son mujeres, en un total de 100, entre costaleras, capataz y contraguías. Desde este año y en los sucesivos hasta el día de hoy las costaleras de este trono han ido portándolo con fe y entusiasmo en la Semana Santa Ilicitana.

 

 

La Cofradía de la Santa Mujer Verónica es una Cofradía singular dentro de la Semana Santa Ilicitana, por varias razones, en primer lugar, que el haber sido de carácter privado, y su imagen no haber estado expuesta al culto hasta hace pocos años, no ha impedido la gran devoción que hacia dicha imagen tienen muchos ilicitanos que salen a la calle a verla procesionar, y desde 2014 pueden venerarla también en la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, otras de las razones que despierta gran interés dentro, es la juventud que reina dentro de la Cofradía y en particular a sus costaleras que forman la parte más importante dentro de ella, no escatimando esfuerzos para que todo siga adelante de la forma deseada.
Los días en los que procesionamos son el Martes Santo y Viernes Santo, el día más importante es el Martes, es especialmente emotivo por todo lo que acontece.
La salida del trono se realiza desde dentro de la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, siguiendo el recorrido hasta llegar al Ayuntamiento donde se celebra el encuentro con la Cofradía de la Caída de Nuestro Padre Jesús, sumamente emocionante que quizá sea uno de los momentos más emotivos dentro de nuestra Semana Santa, una vez concluido el encuentro nos dirigimos en dirección a la Basílica de Santa María, allí gran número de personas se congrega para ver nuestra entrada, resulta realmente complicado describir las sensaciones y emociones que se sienten en ese momento.
 
El Viernes Santo, formamos parte de la Procesión General y Santo Entierro, donde todos los que la formamos seguimos el mismo itinerario.